Saltear al contenido principal
envíos gratis a partir de 24€
¿Cómo Hacer Un Exfoliante Facial Casero?

¿Cómo hacer un exfoliante facial casero?

Para lucir un cutis bonito, libre de cualquier impureza o manchas es importante usar un exfoliante facial en nuestra rutina de belleza, aunque la cantidad depende de nuestro tipo de piel. Si cuentas con una piel grasa lo más recomendable es que te apliques un exfoliante al menos una o dos veces a la semana, pero si por el contrario tienes una piel seca lo mejor para ti será aplicarlo solo una vez cada quince días como máximo.

El exfoliante tiene como función principal eliminar la piel muerta para así darle paso a nuevas células por lo que funciona como un retardante de la vejez y es un gran limpiador de impurezas.

Hoy en día es muy sencillo ir a comprar un exfoliante facial de nuestra marca preferida, pero estos exfoliantes contienen muchos químicos que con el tiempo traen más problemas que beneficios. Por ello, preparar un exfoliante facial casero, libre de químicos y productos que puedan ser agresivos para la piel es tu mejor opción, tanto para tu bolsillo como para tú rostro.

¿Cómo preparar un Exfoliante facial Casero?

Preparar un exfoliante en casa es muy sencillo y la mayoría de los ingredientes que necesitamos ya lo tenemos en nuestra despensa. En este post te mostraremos 3 exfoliantes faciales que no puedes dejar de probar.

1.Exfoliante de Azúcar con Aceite de oliva.

A pesar que siempre hemos evitado el azúcar para cuidar nuestra salud, en este caso es un gran aliado, además que es casi imposible que no tengas un poco de azúcar en tu casa y el aceite de oliva también se encuentra en todas nuestras cocinas, aunque si lo prefieres puedes reemplazarlo por aceite de germen de arroz, aprovechando así todas las propiedades y beneficios con los que cuenta además de que penetra hasta las capas más profundas de la piel, algo inusual en los aceites.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de azúcar morena
  • 2 cucharas de Aceite de oliva, o mejor aceite de germen de arroz

Preparación y aplicación

En un envase vertemos el azúcar y luego iremos agregando el aceite mientras mezclamos para que todos los granos queden repartidos de forma homogénea. Una vez tengamos la consistencia deseada procederemos a aplicar la mezcla y deja que trabaje durante unos 10 minutos, luego retira con agua tibia.

 2.Avena y Miel.

La avena y la miel son dos de los componentes naturales más usados en los exfoliantes. Puedes leer la etiqueta de cualquiera de las mejores marcas de exfoliantes faciales que venden en las tiendas de belleza y es muy probable que tenga al menos uno de estos ingredientes, y es que tanto la avena como la miel pueden hacer milagros en tu rostro cuando de limpiar se trata.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de avena en copos
  • 2 cucharada de miel

Preparación y aplicación:

Vierte los ingredientes sobre un envase y bate muy bien con una cuchara hasta crear una pasta con la consistencia de una crema, tal vez te toque colocar un poco más de miel o avena. Aplícala dando masajes suaves en forma circular, teniendo cuidado con los ojos, después de dejar actuar por  minutos, enjuaga con agua tibia.

3.Coco, Limón y Azúcar.

El limón tiene propiedades limpiadoras muy altas, por eso siempre está presente en detergentes y lavaplatos, es el ingrediente ideal para las personas con acné y junto al coco brinda una combinación que tu piel te lo agradecerá.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de azúcar morena.
  • 2 cucharadas de aceite de coco orgánico
  • Ralladura de un limón
  • 1 limón grande

Preparación y aplicación:

Coloca el azúcar con el aceite de coco en un envase, luego raya la concha de un limón y ese mismo limón exprímelo en el envase y mezcla todo con mucha intensidad para que todo se distribuya en cantidades similares por toda la mezcla, aplícatelo y al deja que haga efecto por 10 minutos luego elimínalo con agua tibia y listo.

¿Y antes y después de aplicar el exfoliante?

Antes de aplicar el exfoliante facial, no olvides limpiar bien el rostro para deshacerte de la suciedad más artificial con jabón vegetal hecho con aceite de germen de arroz.

Y tras la exfoliación debemos de aplicarnos una mascarilla facial purificante que ayuda a purificar, limpiar y regenerar la piel y por último crema hidratente y nutritiva que hidrata profundamente la piel y le aporta la vitaminas y beneficios que necesita tu rostro para conseguir un aspecto vital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
Volver arriba