Saltear al contenido principal
envíos gratis a partir de 24€
Cómo Leer E Interpretar La Etiqueta De Una Crema O De Un Cosmético

Cómo leer e interpretar la etiqueta de una crema o de un cosmético

Hola a todas!

Cada vez se da más importancia a leer las etiquetas de los productos no sólo cosméticos, si no alimentarios, pero seguro que muchas de vosotras, por más que lo intentéis, no conseguís entender lo que en ellas aparece. Por ello, hoy vamos a dar luz a cómo leer e interpretar la etiqueta de una crema, en este caso, de cremas y cosméticos para saber identificar si es un cosmético natural, ecológico y/o Bio.

Para empezar, debemos aclarar que los cosméticos naturales son aquellos que no contienen derivados del petróleo, conservantes y aditivos, es decir producto de síntesis de otros elementos.

Sin embargo, la cosmética natural no es necesariamente equivalente a cosmética ecológica. Existen algunos puntos bien definidos para la cosmética ecológica, mientras que en la cosmética natural, por cierta falta de especificaciones en la normativa, podemos llegar a encontrar ciertas marcas y productos que se nos venden como naturales y realmente no son tan naturales o simplemente no lo son en absoluto.

Nosotros como consumidores tenemos la capacidad de defendernos frente a este tipo de manipulaciones, simplemente debemos informarnos y aprender, por ejemplo, a leer las etiquetas y distinguir ciertos ingredientes. Esto puede ayudarnos a identificar productos que realmente sean naturales.

Consejos a la hora de leer la etiqueta de una crema

A la hora de comprar productos de belleza puede ser algo difícil reconocer los químicos tóxicos de los no tóxicos, además de identificar los elementos naturales. Casi tendrías que llevar una enciclopedia o ser profesor de química. Para ahorrarnos todo esto, te contamos unas pautas básicas que te ayudarán a la hora de diferenciarlos.

  1. Aléjate de listas interminables: La vieja creencia de más es mejor no siempre es cierta. Si el producto que vas a comprar tiene una lista interminable de componentes y más aún, vienen con números y letras, lo mejor sería descartarlo directamente.
  2. Ten en cuenta el lenguaje: Generalmente cuando en una etiqueta se ponen nombres en latín, es porque se están refiriendo a algún tipo de elemento orgánico o planta y si los ingredientes vienen con nombres en inglés pueden estar hablando de químicos.
  3. Mejor el mercado local: Las grandes multinacionales necesitan mantener sus ganancias y no siempre podemos estar seguros de los componentes que llevan en su totalidad o si los procedimientos usados son los mejores durante la fabricación del producto. Mientras que el mercado local no cuenta con grandes inversiones en marketing ni publicidad y por tanto no se necesitan tantos beneficios lo que nos garantiza que no van a buscar la forma de ahorrar dinero tanto en la composición como en la producción.

La nomenclatura internacional de ingredientes cosméticos o INCI

En los años 80 se creó en Estados Unidos una nomenclatura internacional de ingredientes cosméticos a la que se acoge también la normativa europea. Aunque no es obligatorio especificar todos los ingredientes ni su porcentaje, en las etiquetas deben aparecer los ingredientes siempre en un orden el cual establece el nivel de concentración.

Los primeros lugares de la lista serán los componentes más abundantes, mientras que los últimos apenas han sido utilizados. Si la crema dice contener alto porcentaje, por ejemplo de aceite de coco, pero este está en la posición número 6 o 7 en la etiqueta, realmente su componente activo será mínimo.

Esta estrategia se suele utilizar mucho para captar al usuario por parte de las marcas, por ello, es importante que lo tengas en cuenta.

Existen muchos productos que al principio de su lista tienen al agua como componente principal, es algo normal, realmente puede que sea el ingrediente más abundante, bien mezclado puede ayudar a un cosmético.

Por supuesto lo mejor que se puede hacer para evitar los ingredientes tóxicos y llevar productos que nos brinden salud de verdad es informarnos bien. Para ello, podemos buscar en Internet listas completas de ingredientes a evitar en diferentes productos.

Esperamos que esto te dé una pista sobre lo que debes revisar en tu próxima compra de cosméticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
Volver arriba